Dom. Ene 29th, 2023

El cuerpo de Charles Byrne, que se ganaba la vida como atracción de feria, fue retirado a su muerte en 1783 para ser estudiado y su esqueleto expuesto al público.

Casi dos siglos y medio después de su muerte, se da un pequeño paso hacia el cumplimiento de los últimos deseos del «gigante irlandés»: el esqueleto de Charles Byrne, de 2,30 m, dejará de estar expuesto en el museo Hunterian Collection de Londres. Nacido en 1761 en el norte de Irlanda, Charles Byrne padecía gigantismo, debido a un tumor benigno de la glándula pituitaria que no fue diagnosticado. Su último deseo incumplido fue sumergirse en el mar.

La peculiaridad de Charles Byrne se convirtió en una atracción, y en su medio de vida, como lo fue para muchos «fenómenos» en los siglos XVIII y XIX, hasta el XX: la gente pagaba dos chelines por ver al que tenía fama de ser el hombre más alto de la Inglaterra georgiana.

Quería que su cuerpo fuera arrojado al mar
Su notoriedad atrajo el interés y la codicia de John Hunter, eminente cirujano del Hospital St George de Londres, quien, según recuerda la institución en su página web, no ocultó sus intenciones de hacerse con el cuerpo de Charles Byrne para su colección. Horrorizado por esta idea, el «gigante irlandés» pidió que su cuerpo fuera sumergido en el mar cuando muriera.

A Charles Byrne le robaron sus ahorros, se hizo adicto al alcohol y apareció muerto en su piso de Londres en 1783, a la edad de 22 años, sin descendencia. Un periódico de la época describía una «tribu de cirujanos» que rodeaba su casa como «arponeros» alrededor de una «enorme ballena».

Un cuerpo robado
Tres años más tarde, el esqueleto de Charles Byrne apareció expuesto en el Museo John Hunter de Londres. Su cuerpo fue robado y sustituido por peso muerto en el ataúd mientras realizaba su último viaje a la ciudad costera de Margate. Las fuentes dicen que Hunter pagó 500 libras a los amigos del «gigante» por esto.

Reconociendo las «sensibilidades» y los «diferentes puntos de vista» que rodean la exhibición del esqueleto y su conservación, el museo Hunterian de Londres anunció recientemente que ya no se expondría al público cuando reabra sus puertas en marzo, tras cinco años de obras. «John Hunter (1728-1793) y otros anatomistas y cirujanos de los siglos XVIII y XIX adquirieron muchos especímenes por medios que hoy no se considerarían éticos», afirman los administradores de la Colección Hunteriana.

También anunciaron el lanzamiento en otoño de un programa sobre las cuestiones «en torno a la exhibición de restos humanos y la adquisición de especímenes durante la expansión colonial británica». La retirada del esqueleto del museo es una «noticia maravillosa», declaró Thomas Muinzer, profesor titular de la Universidad de Aberdeen, que lleva años haciendo campaña para que se respeten los deseos de Charles Byrne. Pero se trata sólo de un «éxito parcial», lamentó.

«Celebridad olvidada
El esqueleto se conservará con fines de investigación y para mantener la integridad de la colección. A Thomas Muinzer no le convencen estos argumentos, porque el esqueleto ha sido ampliamente estudiado, se ha extraído su ADN completo y todavía hoy hay pacientes con la misma patología.

El abogado descubrió la historia de Charles Byrne en un momento de aburrimiento cuando estudiaba en la Universidad de Belfast. Entonces quedó fascinado por este «célebre personaje olvidado» y se dio cuenta de que persistía la exhibición de su esqueleto: una «injusticia» que debe corregirse, según él. En 2011, Thomas Muinzer defendió a Charles Byrne publicando un artículo con Len Doyal, profesor emérito de Ética Médica de la Universidad Queen Mary de Londres, en el British Medical Journal, en el que pedía que fuera «retirado de la vista pública» y «enterrado en el mar de acuerdo con sus últimos deseos».

La escritora británica Hilary Mantel, fallecida el pasado mes de septiembre y autora de un retrato novelado del «gigante irlandés», prestó su voz a la campaña, afirmando incluso que ya era hora de repatriar los restos de Charles Byrne a su isla natal. Porque lo que llevó a Charles Byrne a querer evitar ser enterrado en tierra firme ya no se aplica hoy en día, señala Thomas Muinzer. «Ya no tenemos que preocuparnos por los «resurreccionistas» de la Inglaterra de los siglos XVIII y XIX y su tráfico de cadáveres.