Dom. Ene 29th, 2023

Midjourney, Stable Diffusion, Dall-E… La inteligencia artificial permite ahora crear imágenes asombrosas a partir de unas pocas palabras en un abrir y cerrar de ojos. Este deslumbrante progreso preocupa a algunos en el mundo del arte.

«En aquel momento, no vi el problema. A principios de 2022, este ilustrador, que prefiere permanecer en el anonimato, se ayudó de un programa informático que utiliza inteligencia artificial (IA) para crear la portada de una novela. Tras introducir algunas instrucciones en la máquina, se produce una imagen genérica después de unos pocos clics. El autor le pone su sello, manteniendo sólo elementos del escenario generado por ordenador. «Lo hice en una tarde en vez de en dos», admite. El libro salió a la venta hace poco, en un momento en que muchos artistas no ven en la IA una ayuda, sino una amenaza a muy corto plazo para su sustento. «Me siento como si hubiera hecho un pacto con el diablo», dice el autor.

Puede que los nombres de programas como Midjourney o Stable Diffusion aún no le resulten familiares, pero todo un sector de la economía del arte está amenazado de extinción por su auge. Esto ya no es ciencia ficción y Fabien Velhmann, guionista del cómic IAN (Inteligencia Neuromecánica Artificial), es probablemente quien mejor lo ve. «En aquel momento, ya pensé que todos los que creían que su campo no podría ser trastocado por esta tecnología estaban equivocados. Incluso aquellos cuyo oficio era el sentido del humor», dice el autor que también escribió la tira cómica Seuls y algunas Spirou y Fantasio.

Pero tampoco miró bien en su bola de cristal. «En lo que me equivoqué fue en pensar que tendríamos que esperar a una IA consciente. Midjourney es pura estadística que produce síntesis de la creación humana todo el día». Este programa informático, que ha absorbido miles de millones de imágenes en Internet, consigue ofrecer en pocos segundos una imagen de calidad farandulera para el ojo del profano. He aquí el resultado cuando se pide a Midjourney que dibuje a «Jean Rochefort disfrazado de Spiderman».

Un dibujante de manga japonés ha llegado a producir un manga entero tecleando comandos en el software Midjourney, afirma Clubic. Un grande del cómic como el británico Dave McKean, ilustrador de Sandman o Arkham Asylum, confesó su horror en una entrevista en un canal especializado de YouTube tras descubrir las capacidades de estas herramientas: «Caí al suelo en una especie de pánico ciego. Pensé: «¡Ya está! Está haciendo el mismo trabajo que yo. Me he vuelto redundante'».

Así que la máquina ya ha sustituido al ser humano. No, dice Ryan Khurana, director de la empresa de IA Wombo. «Es una verdadera habilidad escribir prompts [instrucciones] de alto valor y saber utilizar los resultados propuestos por la IA. El producto final no está automatizado en absoluto. Nuestra herramienta ayuda a los artistas a completar sus diseños creativos».

«Es el Salvaje Oeste en este momento»
Y sin embargo… Un ilustrador brasileño contaba en Twitter que a principios de año recibió un correo electrónico de la editorial para la que trabajaba en el que se le comunicaba que su contrato había terminado y que sería sustituido por una máquina que cuesta poco más que un poco de electricidad. Muchas empresas (editoriales francesas, una marca de galletas del grupo Barilla en Italia…) ya han utilizado imágenes generadas desde cero por la IA. Algunos exhibiéndolo, otros bajo el radar.

¿El comienzo de una futura revolución? «El software de IA, en su estado actual, amenaza claramente a los ilustradores menos consolidados, a los jóvenes que empiezan», afirma François Baranger, que desempeña las funciones de escritor, ilustrador y artista conceptual, el gran slam de las profesiones creativas en peligro. Me siento un poco como el dueño de un videoclub con la llegada del streaming», refunfuña nuestro anónimo y frustrado ilustrador. Cuando pienso que tardé años en llegar al nivel en el que estoy ahora y que una máquina puede producir una imagen correcta en diez segundos…»

Tras muchas pruebas y errores, la resistencia se está organizando. Si sigue a los artistas en las redes sociales, es posible que haya visto aparecer a finales de año un logotipo de AI sobre fondo negro con rayas rojas. Lo creó el artista búlgaro Alexander Nanitchkov para protestar contra las IA que copian las obras de los artistas en el sitio web ArtStation, que sirve de galería de exposiciones para muchos de ellos, tanto para vender sus obras como para ser vistos por posibles empleadores.

Pero cuando se trata de IA, los artistas sólo tienen sus bolígrafos y lápices, y carecen de armas legales. En estos momentos es el Salvaje Oeste», afirma Frédéric Maupomé, secretario general de la Liga de Autores Profesionales. Las normas son demasiado complicadas para que las aplique un programa informático. Mientras tanto, están ganando valor y pronto serán demasiado grandes para que podamos hacernos con ellos, incluso legalmente.»

En su defensa, el jefe de Midjourney, empresa valorada en más de 1.000 millones de euros, se declara complejo, en una entrevista concedida a la revista Forbes. «No es posible saber de dónde proceden los cien millones de imágenes que estamos aspirando». Sin embargo, una vez que el daño está hecho, sí lo está. El sitio web HaveIBeenTrained.com ha permitido a cientos de artistas descubrir que su trabajo se ha utilizado para alimentar a la bestia.

Una normativa europea en ciernes
La ilustradora Claire Wendling encontró «varias docenas» de sus dibujos en el sitio. «La palabra que yo usaría no es ‘robo’, ¡es ‘explotación’! Ser llamado portero es un honor. En teoría, la ley establece que los artistas pueden negarse a que se utilicen y reproduzcan sus obras. «En la práctica, esto es totalmente ilusorio», afirma la abogada Carole Couson, especialista en derecho de propiedad intelectual.

Las operaciones de minería de datos, la extracción de todos los datos disponibles en internet, comenzaron en 2013, según la Comisión Europea (enlace en inglés). Y aunque, en Europa, actualmente sólo está autorizada con fines de investigación, la base de datos alemana LAION da entonces acceso a sus servidores a los americanos de Stable Diffusion, reconoce en Twitter Stability AI, sociedad matriz de Stable Diffusion. Métete en un pleito internacional cuando eres un ilustrador cuya dieta consiste en pasta…

Digamos que demandas a una empresa de eventos que hizo un cartel con Midjourney, en el que se utilizaban elementos de tu obra», dice la abogada Carole Couson. Sin duda hará pagar al organizador francés y a la empresa de comunicación francesa que ha realizado el cartel. ¿Pero Midjourney? Eso será más complicado. Si no eres un autor conocido, el dinero que recibirás será mucho menor que por una estrella. En Estados Unidos, varios autores han presentado una demanda colectiva contra Stable Diffusion por «infracción» y «parasitismo», según cuentan en el sitio web StableDiffusionLitigation. No se esperan resultados hasta dentro de unos años.

Queda la opción de quitarles el viento de las velas interviniendo a nivel legislativo. Es bueno que la Comisión Europea tenga en proyecto una «Ley de IA» desde abril de 2021, con una votación prevista en el Parlamento Europeo en primavera. El sindicato italiano de autores MeFu ha lanzado una campaña de crowdfunding para enviar una empresa de lobby a presionar a Bruselas. Su esperanza: conseguir que se eliminen de las bases de datos los contenidos protegidos por derechos de autor, o incluso que se restablezcan.

No está ni mucho menos ganada: «Entre el 80 y el 90% de las actividades de IA no estarán reguladas por esta ley, la idea es permitir la aparición de campeones europeos», admite Dragos Tudorache, eurodiputado rumano y ponente de la Ley de IA. La ampliación de los derechos de autor no forma parte de ello. Pero este texto está pensado para evolucionar. Si la Comisión Europea detecta una necesidad, puede modificarla en pocas semanas. Se reclama este prisma comercial. «El objetivo de esta ley es claramente permitir el desarrollo de la IA europea para no quedarse más rezagada respecto a Japón o Estados Unidos», afirma Yann Basire, director del Centro de Estudios Internacionales sobre Propiedad Intelectual.

¿Hacia una etiqueta «100% humana»?
También al otro lado del Atlántico, los artistas están hartos del Salvaje Oeste. La poderosa Concept Art Association ha recaudado el equivalente a casi 300.000 euros para presionar en Washington. «Hay gente que sabe transmitir nuestro mensaje mejor que nosotros», reconoce su portavoz, Rachel Meinerding, que diseñó el vestuario de la saga Harry Potter y algunas de las películas de Los Vengadores de Marvel. «Sabemos que hay preocupación al más alto nivel: la Casa Blanca ha puesto en marcha un grupo de trabajo sobre el tema». Con la secreta esperanza de que la UE, EE.UU. y Japón se pongan de acuerdo al respecto. Nada es menos cierto: el senador y mangaka (sí, existe, nos cuenta Actualitté) Ken Akamatsu ha reconocido que los editores locales están presionando mucho para que se autorice la IA en un mercado muy competitivo, con diseños muy codificados y un ritmo infernal.

¿Será imposible separar mañana el trigo de la paja? «Podríamos imaginar una forma de sensibilizar a los consumidores, con una etiqueta», dice Yann Basire. Como en el caso de los alimentos, ¿entre el pollo de etiqueta roja y el pollo alimentado con hormonas? «Eso sería admitir el fracaso. Como mucho, es un plan B», dice Frédéric Maupomé. La otra solución transitoria sería una operación al estilo de Spotify, en la que los derechos se pagarían a cada autor en función de la parte utilizada por la IA en la generación de las obras. Pero en este modelo, si no eres Beyoncé o Ed Sheeran, no hay manera de poner caviar en tus espinacas. Sería un paliativo, pero no una panacea», afirma Carole Couson. Para la inmensa mayoría, serán cacahuetes.

Este modelo también podría resultar contraproducente para los autores. Imaginemos que pagamos un porcentaje por cada imagen generada según la inspiración», dice Fabien Velhmann. Si determinamos que tal o cual imagen está inspirada en un 15% por Mike Mignola, éste se lleva el 15% de los spin-offs. ¿Vamos a cuantificar mi trabajo? Cuando me hice cargo de Spirou y Fantasio, mi guión era un 30% Franquin? Es asombroso». De momento, la ley exige que haya un ser humano detrás de la creación. Pero después de cuántas instrucciones se envíen a la máquina, ¿se considerará la creación de una IA una obra de la mente? «Es difícil saber dónde trazar la línea», dice Yann Basire.